rutas

Castillo de la Monclova

En sus cercanías, se encuentra enclavada la ciudad turdetana de Obúlcula. Los elementos más antiguos del castillo se remontan al Siglo XIV, éstos son tres lienzos del recinto amurallado y la torre del homenaje, la cual tiene planta rectangular y consta de dos plantas. La entrada posee un pórtico con arcos de medio punto sobre columnas y escudos en las enjutas de estilo renacentista, que da paso a un patio porticado con arcos de medio punto y escudos de la Merced  en las enjutas. Posee capilla privada.

Breve descripción de la ruta. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas. Breve descripción de la ruta, a lo sumo unas 4 líneas.

La familia Ruiz Florindo constituyó una explosión artística durante el siglo XVIII dentro del ámbito urbano de Fuentes de Andalucía y sus alrededores, realizando importantes obras en localidades como Ecija, Arahal, La Luisiana, Marchena, Osuna, Palma del Río e incluso Puerto Real (Cádiz) o Cartaya (Huelva).

La arquitectura de los Ruiz Florindo está dominada por el uso del ladrillo siendo aplicado en la composición y ornamentos de patios, fachadas y portadas. La decoración es la faceta más destacada de los alarifes Ruiz Florindo, la que impulsó su mención como linaje de artista por la historiografía. Son artistas de una gran inventiva y poseen un buen conocimiento de los órdenes, elementos y motivos del clasicismo; se identifican también en ellos formas traídas del barroquismo más contemporáneo como es el uso de los estípites.

Juan será el que abra camino a la generación de alarifes que será continuada por sus hijos Alonso, máximo exponente de esta generación de maestros alarifes; Antonio, quien realizará su labor más importante lejos de su localidad natal; Cristóbal, quién verá ensombrecida su labor por la de sus hermanos; y posteriormente por su nieto Alonso de Carmona, último alarife conocido de esta saga.

RUTA SENDERISTA Y NARURAL POR FUENTES DE ANDALUCÍA

El paisaje de Fuentes de Andalucía se puede disfrutar con las diferentes rutas senderistas que se proponen a continuación, tanto en bicicleta, a pie o a caballo. También se puede disfrutar el paisaje en quads:

ALJABARA

El entorno natural de Fuentes ofrece al visitante, un paisaje característico de la campiña mediterránea, donde los cultivos cerealísticos de la zona (girasol y trigo) se combinan con olivares y zonas de matorral de garriga. Esta vegetación junto con la presencia de los cerros y algunos arroyos estacionales, representan la mejor opción para conocer la campiña sevillana, ya que lejos de la explosión urbanística e industrial de la mayor parte de la provincia, Fuentes de Andalucía sigue conservando su encanto tradicional, tanto en su entorno paisajístico, como en su urbanismo. Dependiendo de la temporada que elijamos, el paisaje agreste nos mostrará diversas facetas, aliciente sin duda para conocer las diferentes características del campo andaluz. Entre febrero y abril, los campos se visten de verde, ofreciendo a la vista un horizonte ilimitado de verdor movido al son de los vientos, que traen olores a tierra mojada. Entre mayo y junio, el campo se vuelve un poco más duro con colores cálidos, como el dorado del trigo o el amarillo alegre del girasol, salpicados de amapolas que surgen en los márgenes del camino y furtivamente entre los cultivos, aspirando el aire cálido y seco del sur. Son éstas, dos épocas ideales para pasear por el campo y observar con detalle aquellas flores, pájaros, arbustos y pequeños animales que están desapareciendo de la mayor parte del paisaje agrario andaluz. La existencia de caminos rurales para la circulación de maquinaria agrícola y para el acceso a las distintas propiedades, ofrece la oportunidad de disfrutar de bellos paisajes muy asequibles por su cercanía. Proponemos a continuación algunas rutas de su entorno, aunque el disfrute del agro senderismo siempre depende en último término de aquel que lo va a realizar.

FUENTE DE LA REINA

Es un camino de tierra, que en épocas de lluvias se encuentra en muy mal estado, con grandes baches y charcos, por lo que es conveniente informarse sobre las últimas lluvias.

Partiendo de la Puerta del Monte, seguiremos la señal de Ruinas Arqueológicas Fuente de la Reina, por la calle del mismo nombre. A la salida del pueblo, vemos un antiguo depósito de agua de estructura circular con ladrillo visto en la mitad de su cuerpo; es llamado popularmente 'La Vapora'. Comienza el camino entre vaquerizas y cocherones y poco después se bifurca, seguimos recto. La ruta va bajando entre chumberas que son utilizadas como límites de propiedad. Los márgenes de esta vereda son respetados en todo el camino hasta el final, lo que nos permite observar grandes extensiones de palmitos y otros arbustos y flores locales. A 1 km. nos encontramos con la Fuente de la Reina a nuestra izquierda. Esta fuente recogía el agua del cerro adyacente a través de diversas conducciones subterráneas y la canalizaba hasta ella, a donde iba la población para abastecerse. Actualmente sirve de abrevadero para el ganado ovicaprino de la zona. Parece ser que sus orígenes son islámicos, aunque en la loma situada junto a la Fuente se ha localizado un yacimiento cuyos restos van de época turdetano a altoimperial. En 1690 el cabildo de la ciudad decide hacer la fuente de piedra, para lo que contrata a un cantero de Morón: Antonio Gil. A lo largo del siglo XVIII, se continúan diversas reformas debido a la pérdida de suministro y a defectos en las conducciones (de algunas de las cuales se hicieron cargo Alonso Ruiz Florindo y Cristóbal) y en 1787, se decide dotar a la fuente de una escalera y un paso hecho de rosca para evitar los daños del público a la construcción. A fines del siglo, se pone en marcha un proyecto general de conducción de las aguas potables para solucionar los problemas definitivamente. Un poco más adelante a nuestra derecha, se han modelado unos cerros artificiales para la ubicación de una Pista de Motocross. Pasando la Pista y subiendo, llegamos a un espacio abierto donde podemos contemplar un agradable paisaje. A nuestra derecha, el valle del Guadalquivir y Sierra Morena al fondo. A nuestra izquierda, el valle del Corbones. El camino que llevamos va sobre el límite más alto de una de las terrazas fluviales más antiguas del valle del Guadalquivir; lo que le confiere un indudable valor estratégico. Este valor ha sido aprovechado por diversas poblaciones que han ido dejando su huella arqueológica a lo largo de todo el camino.

CASTILLO DE LA MONCLOVA

Si salimos de la Puerta del Monte, cogemos la calle Santa Cruz (la que tiene árboles a ambos lados) y la seguimos hasta el final, pasando por delante del lugar donde se celebra la Feria, que queda a nuestra izquierda. Cruzamos la carretera (SE-220) que pasa por aquí, y seguimos recto por la calle Palma del Río, dejando a la derecha el Pozo la Reja y más adelante el antiguo cementerio. Continuamos por la calle Pozo la Reja hasta el final. Llegamos a un camino de tierra, antigua vereda, por lo que su anchura es buena, si bien tiene algunos baches. Se puede hacer bien en coche o bien caminando. La salida al camino se realiza entre cocherones. Tras dejar los cocherones, aparecen las conocidas aquí como 'casillas', edificios que se levantan en medio de pequeñas explotaciones agrícolas, antigua residencia de agricultores y lugar donde guardar los aperos y el grano. Presentan paredes robustas y encaladas, con techo a dos aguas cubiertos por teja alicantina o curva. A la izquierda del camino, vemos una plantación de almendros y un cebadero de cerdo ibérico llamado 'La Encinilla'. A partir de aquí, el camino se enmarca con chumberas que contrastan fuertemente con el color pardo del camino, y que no son sino marcadores territoriales de las distintas propiedades. Si estamos en agosto, podemos intentar atrapar algún 'higo chumbo', aunque sin duda necesitaremos de los artilugios caseros de los vecinos para cogerlos. Más adelante el camino se bifurca, cogiendo nosotros el principal que gira hacia la derecha. A nuestra derecha, aparece una cuadra de caballos de pura raza española, conocida como 'Fábrica Novales', pues era su función a principios de siglo, como lo demuestra la permanencia de una chimenea). Actualmente se denomina Cortijo San Gerardo. A los lados van surgiendo vaquerizas, en un camino que más adelante va bajando suavemente entre gravas y cultivos de la zona. Salen caminos a nuestra derecha pero nosotros seguimos de frente. Los arbustos y flores locales invaden nuestra ruta, incapaces de avanzar por los terrenos sembrados. El paisaje se rompe a veces con haciendas abandonadas como la de la Huerta Soto, que vemos a nuestra izquierda. En ella se conserva aún el pozo de la noria, los canales de riego y una portada interesante. Llegamos al Arroyo Alamillo (donde podemos apreciar la vegetación de ribera como las cañas) y tras cruzarlo, pasamos al antiguo término de la Monclava donde se encuentra ubicado el Castillo de la Monclova, que data del siglo XIV. Los elementos más antiguos del castillo que se conservan son tres lienzos de muralla y la torre del homenaje. El recinto debió tener planta cuadrangular del que ha desaparecido el muro del sudoeste. La torre tiene planta rectangular y consta de dos plantas con cámaras superpuestas.

La entrada del castillo está constituida por un pórtico con arcos de medio punto sobre columnas y escudos en las enjutas, de claro dominio renacentista. Por ella se accede al patio porticado en tres de sus lados con arcos semicirculares sobre columnas y decorados con escudos de la Orden de la Merced procedentes del convento mercedario de Lorca. Destacan las ricas puertas de madera talladas en el siglo XVII, con escudos mercedarios, y procedentes del referido convento.

El retablo de la capilla procede de un palacio del País Vasco y es de clara tendencia castellana de los siglos XV o XVI.

POZO SANTO

Este es un camino corto por una pista de tierra, que podemos hacer dando un paseo. Nuestro punto de partida será de nuevo la Puerta del Monte, desde donde cogeremos la calle Santa Cruz hasta el final. En el stop giramos a la derecha y seguimos hasta que veamos una curva amplia hacia la derecha, donde deberemos tomar una calle (calle Nuestra Señora de los Dolores) hacia la izquierda que deja unas palmeras en su margen izquierdo también. Seguimos recto y pasamos delante de la Ermita del Calvario, que actualmente se encuentra cerrada al culto y al público, aunque existe un proyecto de restauración del edificio. Al llegar a una rotonda, seguimos hacia delante por la calle Lantejuela. Al fondo a la izquierda podremos ver una torre - depósito de agua. Estamos en la zona de crecimiento más reciente del pueblo. Al final de la calle, surgen tres caminos de tierra de los que elegiremos el de la derecha (dirección La Peñuela). En el momento en el que entramos en el camino, vemos a ambos lados terrenos vallados con sembrados de forraje. Aquí pastan los caballos de pura raza española del Cortijo de Escalera. Al fondo a la derecha, podemos observar el valle del Arroyo Madre de Fuentes y detrás la Sierra Subbética. El camino se va encajando en unos terraplenes en cuyos perfiles podemos observar la existencia de antiguos silos, probablemente de época islámica. Justo delante de estos silos, el camino se ensancha bifurcándose y rodeando el Pozo Santo, donde cuentan que fue el lugar de suicidio de más de un vecino. Dejando el Pozo Santo detrás y a unos dos kilómetros del pueblo nos encontramos con el Cortijo de Escalera, donde se crían los ya mencionados caballos de pura raza española. Si nos asomamos a su puerta (cuidado con los perros), podemos ver a la derecha los restos de una antigua noria, que conserva el camino del mulo y los pilones donde se vertía el agua. Al frente, una serie de construcciones recientes, y con suerte, podemos ver algunos caballos en las cuadras que hay al frente hacia la izquierda.

La vegetación de Fuentes de Andalucía, junto con la presencia de los cerros y algunos arroyos estacionales, representan la mejor opción para conocer la campiña sevillana, ya que sigue conservando su encanto tradicional, tanto en su entorno paisajístico, como en su urbanismo. Dependiendo de la temporada que elijamos, el paisaje agreste nos mostrará diversas facetas, aliciente sin duda para conocer las diferentes características del campo andaluz.

La existencia de caminos rurales para la circulación de maquinaria agrícola y para el acceso a las distintas propiedades, ofrece la oportunidad de disfrutar de bellos paisajes muy asequibles por su cercanía.

Ruta Arqueológica de la Fuente la Reina y Cerros de San Pedro

Partiendo de la Puerta del Monte, seguiremos la señal de Ruinas Arqueológicas Fuente de la Reina, por la calle del mismo nombre. A la salida del pueblo, vemos un antiguo depósito de agua de estructura circular con ladrillo visto en la mitad de su cuerpo; es llamado popularmente 'La Vapora'. Comienza el camino entre vaquerizas y cocherones y poco después se bifurca, seguimos recto. La ruta va bajando entre chumberas que son utilizadas como límites de propiedad. Los márgenes de esta vereda son respetados en todo el camino hasta el final, lo que nos permite observar grandes extensiones de palmitos y otros arbustos y flores locales.

A 1 km. nos encontramos con la Fuente de la Reina a nuestra izquierda. Esta fuente recogía el agua del cerro adyacente a través de diversas conducciones subterráneas y la canalizaba hasta ella, a donde iba la población para abastecerse. Actualmente sirve de abrevadero para el ganado ovicaprino de la zona. Parece ser que sus orígenes son islámicos, aunque en la loma situada junto a la Fuente se ha localizado un yacimiento cuyos restos van de época turdetana a alto imperial. En 1690 el cabildo de la ciudad decide hacer la fuente de piedra, para lo que contrata a un cantero de Morón: Antonio Gil. A lo largo del siglo XVIII, se continúan diversas reformas debido a la pérdida de suministro y a defectos en las conducciones (de algunas de las cuales se hicieron cargo Alonso y Cristóbal Ruiz Florindo) y en 1787, se decide dotar a la fuente de una escalera y un paso hecho de rosca para evitar los daños del público a la construcción. A finales del siglo, se pone en marcha un proyecto general de conducción de las aguas potables para solucionar los problemas definitivamente.

Un poco más adelante a nuestra derecha, se han modelado unos cerros artificiales para la ubicación de una Pista de Moto-cross. Pasando la Pista y subiendo, llegamos a un espacio abierto donde podemos contemplar un agradable paisaje. A nuestra derecha, el valle del Guadalquivir y Sierra Morena al fondo y a nuestra izquierda, el valle del Corbones. El camino que llevamos va sobre el límite más alto de una de las terrazas fluviales más antiguas del valle del Guadalquivir; lo que le confiere un indudable valor estratégico. Este valor ha sido aprovechado por diversas poblaciones que han ido dejando su huella arqueológica a lo largo de todo el camino.

Continuando descubrimos una espesa arboleda, se trata del Parque Rural “Molino de Viento”, donde podemos descansar a la sombra de sus grandes árboles y disfrutar de su antiguo molino de viento, actualmente convertido en Ermita en honor a María Auxiliadora, imagen de la Virgen a la cual se acompaña en Romería .

A la salida del parque nos encontramos un cruce de caminos, debemos coger el de la izquierda llamado Vereda de Juan Ibáñez, por este camino llegaremos a la carretera de La Aljabara, la cual cruzaremos pasando por un fabrica de morteros denominada El Arenal, y continuando por un vereda hasta llegar a un pinar. Desde aquí continuaremos por la misma vereda hasta el Pozo del Algarabejo, donde podemos hacer un último descanso antes de llegar hasta nuestro destino, después debemos ir hasta los Cerros de San Pedro por el denominado camino de El Elegido, de albero y en muy buen estado.

Ruta del Castillo de la Monclova

Llegamos al Arroyo Alamillo (donde podemos apreciar la vegetación de ribera como las cañas) y tras cruzarlo, pasamos al antiguo término de la Monclova, donde se encuentra enclavado el Castillo de la Monclova (Siglo XIV).

Los elementos más antiguos del castillo que se conservan son tres lienzos de muralla y la torre del homenaje. El recinto debió tener planta cuadrangular del que ha desaparecido el muro del sudoeste. La torre tiene planta rectangular y consta de dos plantas con cámaras superpuestas.

La entrada del castillo está constituida por un pórtico con arcos de medio punto sobre columnas y escudos en las enjutas, de claro dominio renacentista. Por ella se accede al patio porticado en tres de sus lados con arcos semicirculares sobre columnas y decorados con escudos de la Orden de la Merced procedentes del convento mercedario de Lorca. Destacan las ricas puertas de madera talladas en el siglo XVII, con escudos mercedarios, y procedentes del referido convento.

El retablo de la capilla procede de un palacio del País Vasco y es de clara tendencia castellana de los siglos XV o XVI.

En sus cercanías, se encuentra enclavada la ciudad turdetana de Obúlcula, Yacimiento Protohistórico y Romano, se trata de una elevación artificial asemetada deforma circular bordeada por un talud de tierra que formaba parte del sistema defensivo de la ciudad.

Obúlcula fue una ciudad turdetana y posteriormente romana ampliamente mencionada por los historiadores y geógrafos de la antigüedad como Plinio o Ptolomeo. Las investigaciones arqueológicas han puesto de manifiesto la existencia de estructuras de hábitat de época ibérica y romana, demostrando que se trata de uno de lo yacimientos del Bajo Guadalquivir, cuyo origen dataría en el bronce final reciente, y que tras el impacto de la colonización fenicia tendría un importante desarrollo en la época ibérica que continuaría durante el período romano hasta su abandono en el Bajo Imperio.

Ruta de las Fuentes naturales y Pilares.

Consistente en un recorrido por los pozos, “pilares” o “pilarillos” repartidos por el término municipal de Fuentes de Andalucía. Se trata de fuentes de agua situadas cercanas a cortijos y casillas del territorio fontaniego, que servían de abrevadero para los animales que pastaban en la zona. Además del interés etnológico de este tipo de construcciones hidráulicas servirá para explicar la relación directa de estas numerosas “fuentes” con el topónimo de la localidad.

Antigua Cañada Real

(Écija-Fuentes de Andalucía-Carmona).

Este antiguo camino que iba de Toledo a Sevilla nos lleva a seguir la ruta de la lana, material que era transportado desde el lugar en el que las ovejas eran esquiladas hasta donde la transformaban en trajes y tapices desde finales de la Edad Media. La lana cruzaba los campos castellanos y llegaba a las puertas del mar (Sevilla) desde donde, ya en barco, llegaba a Italia, Francia, Flandes, Inglaterra o América.

Ruta Ganadera del Caballo de Pura Raza Española.

En la localidad de Fuentes de Andalucía están ubicadas las ganaderías de cría caballar del hierro de Escalera y de Herce, con obtención de importantes premios en certámenes nacionales e internacionales por crianza y conservación de caballos de pura raza española.

La casa de Escalera cuenta con dos importantes ganaderías, la de Mª Fernanda de la Escalera y la de José Luís de la Escalera. El programa de Escalera de cría y conservación del caballo de pura raza española es uno de los más antiguos y prestigiosos de España. Existen documentos que remontan la antigüedad de esta ganadería a la segunda mitad del siglo XVII.

Por otro lado, la ganadería de Millán Herce se fundó en 1991. Está considerada como una de las mejores ganaderías expositoras y criadoras, conservando el caballo de pura raza española de capa castaña y negra.

La ganadería de Teodoro Herce se remonta a la década de los noventa. Desde sus inicios el objetivo perseguido es la selección del caballo español deportivo, criando animales grandes de cuerpo y corazón, así como ligeros y ágiles de movimientos, siguiendo las líneas de Lebrijano III, y César.

...